Catarata San Fernando

En estos días necesitábamos despejarnos un poco, alejarnos en la medida de lo posible de la rutina y el ruido de la ciudad, teniendo siempre presentes y aplicando las medidas sanitarias. 
Encontramos el lugar perfecto para hacer esto y nos fuimos para Cinchona Waterfall Trails. A un poquito más de una hora de San José está este proyecto familiar que visitamos y nos encantó, en La Vieja Cinchona. 
Para llegar hay que tomar la ruta hacia Vara Blanca, después de la Catarata La Paz hay que continuar 1,5 km. La entrada queda a mano derecha, el parqueo y los rótulos del lugar hacen que no haya perdida. 
Llegamos con la idea de conocer la Catarata San Fernando, pero nos topamos con la agradable sorpresa de que son 3 cataratas las que se pueden visitar. La caminata es de 4,5 km en total. Antes de empezar nos advirtieron que los senderos tienen una dosis de aventura importante y que hay sectores donde es necesario utilizar cuerdas, debido a la alta pendiente. Eso también nos gustó, por que estábamos estrenando nuestras tenis Canyon, perfectas para un día como este. 
Iniciamos nuestra caminata con los indispensables de siempre: agua, bloqueador, frutas, un par de cosillas para picar y repelente, uno de los descubrimientos de este paseo fue un repelente muy cómodo (marca Off!®) que viene en crema y en un tarrito pequeño, apenas para tenerlo a mano y en cualquier bolsillo. 
Bueno, la caminata empieza relativamente tranquila, se ven árboles con raíces enormes y troncos que no se ve dónde terminan. En pocos minutos aparece la primera catarata, catarata Paula.
Catarata Paula
La mejor forma de empezar la caminata y a pocos metros está el mirador a la catarata San Fernando, desde ahí podíamos ver lo que nos esperaba, se ve inmensa y rodeada por naturaleza, ya queríamos llegar, aunque faltaba bastante. En ese punto es inevitable pensar: "wow está muy lejos" pero la verdad es que ya yendo, nos damos cuenta que no es tanta distancia. 
 
Seguimos bajando, hay varias bajadas que requieren cuidado y destreza, algunas con cuerdas y pendiente pronunciada, hay que disfrutar la aventura y tomársela con calma, en estos caminos es mejor ir despacio y con cuidado ya que son muy técnicos. Manos libres y buen calzado son indispensables.
 
Poco a poco sentíamos la catarata más cerca, ya se escuchaba el agua, hasta que llegamos a un punto donde pensábamos que estaba lloviendo, pero no, era el agua de la catarata, estábamos muy cerca. Una última bajada con cuerdas (estilo rappel) y llegamos. 
Es una caída de agua enorme y la fuerza con la que viene es tal, que no hay que acercase demasiado para quedar empapad@. Puede sonar trillado, pero estar a pocos metros y sentir esos chorros en la cara, es la mejor descripción de sentirse viv@.
Dan ganas de tomar mil fotos y quedarse contemplando la belleza del lugar. Nos sentamos un rato a comernos algo y nos metimos un poquito en la parte donde el río va más calmado. Aprovechamos y descansamos porque las mismas cuerdas que bajamos, tocaba subirlas. 
Catarata San Fernando 
De regreso hay un desvío para ir a la última catarata, la Botos. Acá el sol salió bastante y parecía un día de verano, cierre perfecto. Sin duda recomendamos ir a tres cataratas, cada una tiene su encanto. 
Catarata Botos
La subida, un poco más dura que la bajada y llegamos con la lengua afuera al parqueo, ahí nos bañamos y cambiamos para pasar a comernos algo al regreso. 
Don Allan (uno de los dueños) nos recomendó un lugar que está como a 50 metros de la entrada y bueno, probamos la empanada de queso más rica de los últimos tiempos, lo demás también estaba rico pero las medallas son para la empanada, se llama Soda La Orquídea.
Por favor, no se vayan sin probarla. 
Dificultad: alta
Entrada: ¢5.000
Como llegar: waze  
Contacto:  Gerardo Whatsapp: 8399-9846   Nelson: 8921-9656
Acepta mascotas, pero el sendero no es tan apto para cualquier mascota, así que aunque puedan llevarlas, no lo recomendamos mucho. 

 

Leave a comment