Cavernas de Venado

A 3 horas y media de San José, está una de las cavernas más bonitas y accesibles de Costa Rica. Nosotros salimos de Tres Ríos y nos fuimos por la ruta 32, después doblamos a la izquierda ruta 4 (cruce de Río Frío), últimamente nos gusta mucho esa ruta, hay pocos carros, poca curva y es todo plano, además tiene muy lindas vistas.

El acceso

El acceso a las Cavernas de Venado es por una finca privada en el distrito de Venado, en el cantón de San Carlos. El camino es apto para cualquier vehículo, sin embargo los últimos kilómetros son en lastre. 
La entrada cuesta ¢12.000 por persona, incluye el equipo de protección para entrar a la caverna y un foco que se lleva en el casco, también botas si la persona quiere. Es necesario reservar, nosotros nos contactamos dos días antes para garantizarnos el espacio. Hay una piscina que se abre al público los fines de semana y se puede utilizar el tiempo que se desee, nosotros fuimos entre semana entonces no nos metimos. 
Este tipo de caverna, al igual que las de Barra Honda, son formadas en una roca llamada caliza, el agua subterránea disuelve poco a poco esta roca y empieza a formar fracturas, que con el tiempo crecen y pueden llegar a ser tan grandes como las Cavernas de Venado, por lo tanto el agua es el principal responsable de darle forma a esta belleza geológica, en las cavernas pudimos observar evidencias de esto, es una maravilla. 
Ingresamos con Mauricio, que era nuestro guía y se conoce las cavernas de "cabo a rabo", es necesario ingresar con alguien que conozca perfectamente el lugar. Recomiendan no llevar el teléfono para que no se moje (en el lugar ofrecen servicio de fotografía), nosotros llevamos nuestro teléfono y lo guardábamos cuando íbamos a pasar partes con mucha agua. 
Las cavernas tienen un ambiente diferente a todos los que conocemos afuera, es oscuro, huele diferente y hasta los sonidos son particulares. Poco a poco íbamos ingresando y observando cada detalle. Se pueden ver estalactitas, estalagmitas, columnas y muchas otras formas propias de este ambiente geológico. Durante gran parte del recorrido se puede ir de pie, sin embargo hay varios estrechos por los cuales hay que agacharse, gatear y hasta acostarse (muchos de ellos opcionales) .
Es una experiencia con buena dosis de aventura y desafíos diferentes. El lugar tiene algunos atractivos que llaman más la atención de quienes lo visitan, como "La Papaya", "El Altar", "La Ventana" y "El Parto". Poder visitar cada una de ellos va a depender de las condiciones del tiempo en ese momento, ya que no siempre se puede acceder a todos. Nosotros tuvimos la suerte de verlos y vivirlos todos. Decimos vivirlos porque solamente el camino para llegar es toda una aventura y en el caso de "El Parto", hay que atravesarlo. Es el estrecho más estrecho de la cueva, al menos de los que se pueden pasar, por algo el nombre. Pasar o no por el parto es de elección propia, sin embargo pocas veces nos encontramos en un ambiente así y una situación así, por lo tanto lo  recomendamos hacer. Según nos comentaron, cualquier persona que goce de buena salud, puede pasar por "El Parto", esta sería la parte más extrema de la caverna.
El Parto
En la caverna se pueden ver algunos animales, como arañas, peces (la caverna tiene ríos subterráneos), murciélagos y grillos, también se pueden ver algunos fósiles de especies marinas que evidencian el ambiente en el cuál se formó la caverna hace millones de años. 
Visitar una caverna era algo que queríamos hacer hace mucho tiempo y nos encantó. Es muy distinto a todas las actividades que se realizan al aire libre y consideramos que es una experiencia que todas las personas deberían vivir. 
En el lugar hay duchas y lugar para cambiarse, ya que después de esta actividad se recomienda bañarse y cambiarse la ropa. 
Un destino más raspado en la lámina de los  100 mejores lugares de Costa Rica.
 
Distancia: 1,5 km
Como llegar: waze
Dificultad: intermedia.
Precio: ₡12.000 pp. 
Contacto: 86532086
 

Leave a comment