Río Celeste y mucho más

Río Celeste es uno de los ríos mas bellos del país (sino el más), su color único lo hace el principal atractivo del Parque Nacional Volcán Tenorio. Miles de turistas lo visitan cada año para poder apreciar este regalo de la naturaleza a las faldas del Volcán Tenorio. Con el fin de dar visibilidad a la zona y a pequeños empresarios afectados por la pandemia, junto con La Agencia de Viajes, visitamos esta zona y conocimos mucho de lo que puede ofrecer para los turistas locales y extranjeros. 
Salimos de San José con mucha ilusión, no hay nada mejor que ir de camino a un lugar nuevo. Nos fuimos por la ruta 32 y después la ruta por Río Frío que llega a la zona norte de Costa Rica, de camino paramos a desayunar a una soda y seguimos nuestro camino. Tardamos 2 horas 45 minutos desde San José.  

Nuestra primera parada fue en el Laberito Katira

Ubicado en el Cantón de Guatuso de Alajuela. Nunca antes habíamos visitado un laberinto, el lugar cuenta con dos laberintos, uno circular y otro cuadrado. Don Rafa (su dueño) nos contó un poco de la historia del lugar, de como surgió la idea y de todo el amor que le pone a este proyecto tan lindo.
Hicimos los dos laberintos. Primero el cuadrado, salimos relativamente rápido, fue super divertido y un buen entrenamiento para lo que se venía, el circular. Iniciamos el recorrido con optimismo y ganas, pero después de 10 minutos perdidos empezamos a dudar de nuestras habilidades de ubicación y  buena memoria, pero al final  lo logramos. El día estaba soleado, así que nos refrescamos un poco después del laberinto para continuar nuestro viaje. 

Un poco de adrenalina

Se venía una parte del paseo con un poco más de adrenalina. Normalmente conocemos Río Celeste desde el parque nacional, fotos de lejos y listo. Pero ahora íbamos a hacer tubing en el río. Nuestro guía Chary, se encargó de todo y nos llevó a las cercanías del río, ahí nos cambiamos y recogimos los inflables para hacer el recorrido flotando por el río. No por nada es de los favoritos de quienes lo visitan, su color llama la atención desde lejos y parece que fue teñido con colorantes artificiales, ya el viaje había valido todo. Flotar sobre las aguas tranquilas (a veces no tanto jeje) de Río Celeste,  ver el  hermoso bosque que lo rodea y escuchar animales a cada rato, es todo lo que se necesita para vivir una experiencia inolvidable.
Sinceramente no sabíamos que se podía recorrer este río así, tardamos como 1 h 30 minutos, sin embargo el recorrido se puede hacer más extenso si así lo desean. Al final llegamos a una poza para descansar y relajarnos después de la aventura. Nos encantó la experiencia, un 10. 

El hospedaje

Ahora tocaba ir a descansar después de un día espectacular. Nuestro hospedaje fue en L´etolie Celeste. Un hotel que, desde el segundo uno muestra como cada detalle está diseñado y construido con toda la pasión y el amor de sus dueños, don Yves y doña Siri. Las habitaciones (que son todas distintas entre ellas, cada una con su toque especial), el restaurante (y su deliciosa comida), la piscina perfecta para descansar después hacer los tours, son apenas una pincelada de particular que es este hotel.
 
En la propiedad tienen un jardín botánico del cual obtienen muchos de los ingredientes para la cocina del restaurante, eso nos gustó mucho. Al jardín también llegan muchos animalitos que se pueden ver en el recorrido que ellos mismo le hacen a uno, tarda 2-3 horas, es muy interesante todo lo que se aprende y se prueba (esto lo hicimos el día 2). Este lugar se ganó nuestros corazones y estamos seguros que él de todas las personas que lo visiten, volveremos. 
 

Quedaba una aventura más.

La visita a Nehemías Jungle Paradise era nuestro plan del día, después del jardín botánico. Es una finca de dedicada al cultivo de palmito de pejibaye, administrada por una familia que ahora se dedica a hacer tours en la propiedad, que además cuenta con senderos dentro del bosque y tiene acceso directo a Río Celeste.
Antes de iniciar a caminar por la finca, nos esperaba un delicioso almuerzo. Entrada de ceviche de palmito y plato fuerte un arroz con palmito que nos encantó, la especialidad de la casa no podía ser otra. Don Nehemías y su familia son expertos en el tema, así que nos adentramos a la finca para conocer el proceso del cultivo de palmito, la historia y además probar el palmito verdaderamente freso, una delicia. Todo esto con una vista imponente del volcán Tenorio, cualquier adjetivo se queda corto, no nos queríamos ir. Para finalizar hicimos el recorrido por los senderos y terminamos en el río.
Hay espacio para llevar cosas de picar y comer y tomar algo a la orilla del tan mencionado río Celeste, un lujo. Es un lugar perfecto para ir en familia, pareja o sol@, de lo bien que se pasa, el tiempo vuela. Y así nos despedíamos de esta zona tan bella, que merece ser conocida por los y las amantes de la naturaleza, el turismo sostenible y la calidez humana de cada una de las personas que tuvimos la dicha de conocer en este paseo.   

Dejar un comentario