Nevado Mateo - Huaraz, Perú

Resumen

El Nevado Mateo fue probablemente el lugar más desafiante y sorprendente de nuestros días en Huaraz. Es una subida bastante técnica y se llega hasta los 5150 metros de altura, el más alto que llegamos.

Precio del tour: $62 usd, aproximadamente. Incluye el transporte, el equipo y el guía. Se pagan 30 soles (7 USD aprox) adicionales para ingresar al Parque Nacional Huascarán.  

Contacto para el tour: +51 971 116 200 con Ronald. También se puede coordinar en el hospedaje o en las agencias en el centro de Huaraz. 

¿Qué llevar? 

Ropa cómoda, para el frío y para la lluvia. Bloqueador solar, lentes de sol, mochila o bolso para llevar las cosas, agua (preferiblemente en botella reutilizable), snacks y algo liviano para desayunar antes de empezar a subir.  

Subimos el nevado de último para tener más días de aclimatación en Huaraz. Se requiere coordinar el día antes para probar la talla del zapato con el que se va a llegar al nevado, se necesita equipo especial para subir, que la empresa que ofrece el tour facilita. Cada persona subirá al nevado con su respectivo equipo en la mochila. Además cada guía va con 3 - 4 personas.

Se camina 1 hora aproximadamente (depende del ritmo del grupo) por camino bastante empinado y técnico. Esta parte se puede hacer con el mismo calzado que normalmente se usa en caminatas, es necesario que tengan buen agarre porque no es una subida sencilla. Se llega al borde del nevado y ahí hay que cambiar el calzado, colocar los crampones y llevar a mano el piolet, es una de las partes más emocionantes, todo es nuevo. Todo el equipo venía en nuestra Mochila Monteverde. El guía dio las indicaciones para la subida, nos colocó la cuerda para subir y empezó el ascenso en el hielo.

El equipo fue bastante rápido entonces después de 22 intensos minutos, de mucho esfuerzo físico y mental, llegamos a la parte más alta del nevado. Fue uno de los momentos más emocionantes de todo el viaje a Perú (sino es que el más).

Todo lo que rodeaba este lugar hacía este instante muy especial y daban ganas de detener el tiempo. Es difícil explicar lo que se siente ahí arriba, gratitud máxima con la vida. Nos quedamos un rato arriba contemplando todo lo que rodea el nevado Mateo y después empezamos a bajar, con el sentimiento de que habíamos vivido algo hermoso.

Blog Huaraz / Blog Perú 

Regresar al blog

Deja un comentario